En camino a ganar su primer premio como Relevista del Año en la Liga Nacional y juntarlo con el que ya obtuvo en la Liga Americana con el uniforme de los Marineros de Seattle, Edwin Díaz está teniendo con los Mets de Nueva York una temporada memorable. Incluso hay quien lo cuela en la discusión cuando se habla del ganador del premio Cy Young en el viejo circuito, aunque eso ya pudiera ser un poco exagerado... o quizás no.

Lo cierto es que con récord de 2 victorias y 1 derrota, 26 juegos salvados, efectividad de 1.39, 91 ponches y WHIP de 0.860 en 45 salidas y 45.1 entradas de labor, el boricua está poniendo números verdaderamente descomunales. Ahora mismo es líder de su liga en juegos finalizados con 38 y cada vez que sube a la lomita es un seguro de vida para el conjunto de Queens.

Pero no solo esto, sino que también hay otras cosas más allá de lo deportivo en cada una de sus presentaciones en el Citi Field, nido de la escuadra metropolitana.

Otra entrada épica

Si de apariciones increíbles de un cerrador hablamos, obviamente se nos vendrá a la cabeza Mariano Rivera uniformado a rayas con la casaca de los Yankees de Nueva York al tiempo que de fondo suena Enter Sandman de Metallica. Sin embargo, lo del Sugar no se queda atrás.

Cada vez que el oriundo de Naguabo aparece en escena, suena la canción Narco de Blasterjaxx & Timmy Trumpet. Es una melodía que ya todos los fans de los Mets conocen y con la cual se identifican, ya que se caracteriza por un sonido de trompetas bastante pegadizo y que a la vez le da una majestuosidad sin igual al épico momento.

Para acompañar la entrada, las mascotas de la novena que viste de azul y naranja sacan unas trompetas al tiempo que la tribuna aplaude, grita y enloquece. Nada mejor que verlo con ojos propios: