Era el mejor escenario para regresar, Busch Stadium, en el mejor contexto, una buena racha de cuatro éxitos en línea y de 25-8 desde el 1 de agosto, pero, así y todo, Jack Flaherty perdió su juego contra los Nacionales de Washington, con pizarra final de 6-0. 

Más de dos meses después, Flaherty volvió a subir a la lomita ycaminó cinco tramos a excelente nivel, con seis ponches, seis hits, apenas un boleto y una anotación, pero en la trinchera contraria el venezolano Aníbal Sánchez estuvo encomiable, también en cinco entradas, anulando por completo a la artillería de los pájaros rojos.

Como un deja vu

En lo que fue una especie de reedición de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en 2019, los Cardenales y Flaherty vieron como el peor equipo de Grandes Ligas en estos momentos, guiados por el descomunal impacto del mexicano Joey Meneses, le aguaba la fiesta a quien se erigiera como as de rotación hace unos años.

Sin embargo, más allá de la derrota, las sensaciones sobre el trabajo de Flaherty fueron muy buenas: “… Fue alentador, hizo un buen trabajo, mezclando bien sus lanzamientos y mostrando un excelente comando…”- expresó el manager de los Cardenales de San Luis, Oliver Mármol, tal como refiere MLB.com.

Al mismo tiempo, el estratega aseveró que las expectativas son altas con el retorno del serpentinero y en el club todos están confiados en que irá mejorando mucho más en cada apertura.

Alentador

Vale señalar como un elemento distintivo en el trabajo de Jack Flaherty, que su recta rondó las 97 millas por horas y además se vio sumamente concentrado en el juego, con solvencia de recursos para resolver las diferentes situaciones que se le presentaron en el partido.

Todos coinciden que un Flaherty en plenitud de facultadeses un plus adicional para una rotación que ya recibe el aporte de hombres como Jordan Montgomery y José Quintana y junto a Adam Wainwright y Miles Mikolas, están llamados a jugar un rol fundamental en la postemporada, pensando en el posible regreso del equipo a un Serie Mundial, ocho años después de aquella edición de 2013.

Con marca de 79-56, los Cardenales de San Luis lideran la división central de la Liga Nacional, con 7,5 juegos de ventaja respecto a los Cerveceros de Milwaukee.